El hombre siempre ha encontrado la manera de vivir en los lugares más inhóspitos del planeta. Casi inmediatamente después de encontrar la manera de sobrevivir, viene encontrar la manera de emborracharse. Principalmente porque tras los retos de vivir “contra la madre” en un recóndito lugar, el establecer un lugar donde convivir (o conbeber), es una necesidad de sobrevivencia.

Ya sea en las faldas de un volcán activo, dentro de un árbol de 6,000 años de antigüedad, o incluso “de pasadita” rumbo al Monte Everest, no importa cuán lejos estés, siempre será posible encontrar un lugar para emborracharse y platicar con un desconocido.

Aquí algunos de los bares más viejos, más “contra la madre” de lejos o simplemente en el fin del mundo. ¡Salud!

El Bar de la Base de Investigaciones de Vernadsky
en Isla Galindez, Antártida.

Ubicado en una gélida isla de la Antártida, se encuentra el bar “más al sur” del planeta. Un pequeño espacio localizado dentro de las mismas instalaciones de la base de investigaciones donde científicos localizaron por primera vez el famoso Agujero en la Capa de Ozono.

La madera que originalmente estaba destinada para construir un nuevo muelle, terminó convirtiéndose en este diminuto bar. Hay prioridades. Entre los atractivos ofrecen su propio vodka casero usando hielo glacial de los alrededores. Una bebida ronda los 3 dólares.

article-image

article-image

article-image

Bar Albatross
en Edinburgo de los Siete Mares, Isla Tristan da Cunha

Esta pequeña isla es el hogar de unas 300 personas divididos por océano a 2,900 km de distancia del vecino más cercano, pero peligrosamente cerca de un volcán activo. Esta mezcla de peligro y aislamiento definitivamente merece un trago, y con ese fin fue creado este bar.

Esta villa, conocida entre los locales como “El Asentamiento”,  fue fundada en 1818 como un acto de estrategia militar inglesa. Solamente para llegar a la isla se requieren de 7 a 8 días en bote pesquero con una itinerario bastante irregular. Pero si consigues llegar a la isla, seguro disfrutarás de un trago a la sombra del volcán.

¿La especialidad de la casa? Pay de Langosta pescada por los lugareños.

article-image

article-image

Sunland Baobab
en Sunland Ranch, Sudáfrica.

El Baobab o también conocido como Árbol Rata Muerta, Árbol Pan de Mono o Árbol Al Revés, es un árbol endémico de África. Estos árboles puede crecen excesivamente anchos y largos (sin albur), lo suficientemente grandes como para, en este caso, construir un bar dentro.

El Gran Baobab, de 48 metros de ancho por 23 metros de alto, se cree que es el árbol más grande de África. Dentro de este peculiar árbol-bar caben cómodamente 20 personas. Cuenta incluso con una bodega natural que conserva a tempratura perfecta los licores y con su área de juegos con un tablero de dardos.

Según análisis hechos a este “arbolito”, se calcula su edad en 6,000 años, y podría ser uno de los organismos vivientes más antiguos del planeta.

article-image

article-image

article-image
La pequeña puerta del bar.

Pub Irlandés
en Namche Bazaar, Nepal

LLegar a la cima del Monte Everest, el pico más alto de la tierra, no es tarea fácil y es un trabajo que definitivamente da sed. Afortunadamente la pequeña comunidad comerciante nepalí de Namche Bazaar evolucionó en una aldea, un astuto empresario fundó lo que simplemente llamó: Pub Irlandés, El Bar Más Alto del Mundo.

Para llegar es necesario volar al único aeropuerto en la región del Everest, también conocido como uno de los aeropuertos más traicioneros del mundo debido a su pista corta, congelada y resbaladiza. Una vez ahí, hay que seguir a pie, lo cual toma un par de días.

Como especialidad de la casa puedes ordenar un Raksi, lo cual es un vino destilado de arroz muy popular entre los Sherpas.

article-image

article-image

article-image

Pelayo
Fuente: Atlas Obscura

Anuncios