Es sólo la necesidad de ese amigo imaginario que nos reconforte y nos diga que todo va a estar bien. Que nos diga lo que queremos escuchar. Es la necesidad de poner en manos de alguien más todo aquello que no entendemos o no está a nuestro alcance. Es la representación del bien, de lo bueno y buenas acciones, del amor/dopamina y demás bellezas de la “Madre Naturaleza”.

El diablo es la representación gráfica del mal, de nuestros errores, de nuestras malas intenciones y malas acciones. De los vicios y los excesos.

El paraíso está aquí y ahora, cuando se está con la familia, con la persona que se ama, cuando va bien económicamente o hay éxito en lo profesional, cuando con los amigos se pasan buenos ratos. Cuando un extraño sonríe o reconoce y agradece tu trabajo. Cuando se gana.

El infierno está aquí y ahora, en la guerra y en la contaminación, en la corrupción, cuando pierdes a un ser querido, cuando te equivocas y lastimas a quien te quiere, o resultas lastimado. Cuando las cosas no salen como las planeas. Cuando se traiciona. Cuando se miente. Cuando se roba. Cuando toca perder.

Dios no existe. Lo creó el Hombre. El hombre tiene la habilidad de darles poderes. Les da nombres. Los alimenta de fe. Les construye santuarios. Les fabrica guerras. Les conquista fieles. Por lógica el Hombre es Dios. Creador de su propio paraíso o infierno. Con aciertos o errores.

Cada cabeza es un mundo, dicen. Cada Hombre y Mujer es Dios en su mundo. ¿Dios no existe?

existe-dios-_1_1084486

Anuncios