Oyalep

Un Recuerdo Dolido


Con el tiempo lo entenderás, esa fue tu excusa, pero en este momento no lo entiendo. No quiero aceptarlo. No te das cuenta del daño que me estás haciendo. Sé que hemos tenido momentos difíciles, pero nunca pensé que llegaría este día, mucho menos después de que hace tres días estábamos felices en el cine. Acaso estabas fingiendo el amor que me dices tener. ‘Somos una pareja enamorada’, solías decirme. Entonces… ¿en qué momento pasó?

Mis ojos están cansados de llorar. No sé donde tenía tantas lágrimas acumuladas. El dolor que siento desde el fondo de mi pecho y que me oprime el estómago no logra desaparecer. Sigo sin entenderlo, dices que es por nuestro bien y que saldremos adelante, después de casi cuatro años juntos y me sales con esto. ‘Viviríamos juntos hasta hacernos viejitos juntos’ dijiste muchas veces. Prometiste amarme siempre y no separarte de mí. Nos cuidábamos el uno al otro. Disfrutábamos juntos los domingos en el cine con palomitas grandes enchiladas para los dos, mango enchilado para ti, y un refresco grande de naranja para los dos. No soportaba cuando no me dejabas ver la película con tus preguntas acerca de ella, esos eran nuestros pleitos, pero salíamos tomados de la mano o abrazados, y ahora… ¿con quién voy a disfrutar las películas como lo hacía contigo?

Mi mano derecha se siente vacía y sola cuando camino sin el calor de la tuya entre mis dedos. La única compañía que tengo es mi sombra y el recuerdo de tus brazos. En las noches te extraño y quiero que me abraces como lo hacías al dormir, pero no estás.

Es extraño pero ahora recuerdo los momentos pequeñitos que pasé por alto. El darte los buenos días se hizo rutinario y el beso de despedida al trabajo no era más que un beso sin todo el amor que debí darte. Cuando me enfermé de varicela y me veía horrible, tú eras la única persona que me cuidaba y me abrazaba, con todos esos granos llenos de cosa fea. Tú me acariciabas y con mucho cuidado de no lastimarme me besabas y te ibas hasta que me dormía. Nunca te di las gracias por cuidarme, pero lo hacías por amor, y eso no se agradece.

Reconozco que te descuide y di por hecho que te tenía a la hora y el momento que se me diera la gana. No tiene caso lamentarse por lo que no hice por ti, pero hasta ahora valoro lo que tú hiciste por mí. Las horas pasan y no suena el teléfono, ni tengo mensajes tuyos y extraño que me regañes por no reportarme en el día. Los ‘hot dogs’ ya no me saben igual sin tu compañía y no tengo a quien contarle como me fue en el día. Esas pláticas sin sentido las extraño.

Pasan los días y sigo esperando, una llamada, una visita, pero no llegas. Tomaste tu decisión y no la cambiarás. ‘Tal vez el destino nos vuelva a juntar’, eso dijiste, ‘te amo no lo olvides nunca’ también me dijiste, ‘pero es lo mejor para los dos’ alegaste. Ahora lloro por todo lo que fue y lo que poco a poco se desvanece… el amor de mi vida se aparta de mí y lo tengo que aceptar.

Anuncios

Categorías:Oyalep

3 replies »

  1. Gluup ! […] se parece una buena parte de mi historia pero gracias a Dios eh aprendido a reflexionar y… por algo pasan las cosas. ese dolor que se sentia, se convirtio en un objetivo profesional muy interesante del cual no me apartaria por nada…
    Las energías se tienen que enfocar en cosas positivas.

    Echale ganas [supongo que eres Leche] y sí la chica es para ti, volvera 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s