Cuando menos eso reza el dicho, pero éste país está por cumplir 200. Somos un país problemático y violento desde su origen mismo.

Mesoamérica, puros fregadazos entre pueblos. Luego llegaron los españoles y nos chingaron. Luego nos chingamos a los españoles pero empezamos a chingarnos a nosotros mismos. Entre chingazos y chingazos, nos chingamos y nos chingarons franceses y gringos. Los gringos como que aún no se cansan y como que nosotros los ayudamos. Ni nosotros nos cansamos, ya que nos seguimos chingando los unos a los otros, cual mandamiento.

Esa es la historia breve de México. Libres, independientes y democráticos pero bien pendejos y apáticos.

Hoy celebraremos el bicentenario del inicio de la lucha de independencia. Hay mucho que celebrar, cierto, luego me tachan de pesimista, pero tanto humo nos distrae un poco, sólo un poquitín, de todos los problemas. Mañana despertaremos todos muy crudos, pero muy patriotas.

Pásenla chingón, y que sirva de punto y aparte, y empezar a cambiar a éste folclórico y chido país.

Anuncios