El sábado pasado recibí en mi casa una copia del ‘libro’ Viaje por la Historia de México, de Luis González y González. Libro conmemorativo por el Bicentenario del inicio de la guerra de independencia y el centenario del inicio de la revolución publicado por el gobierno federal.

Incluye una carta firmada por nuestro señor presidente, Felipe “Calderas” Hinojosa, donde ‘me’ dice que debo celebrar con alegría y orgullo. ‘Me’ explica el por qué éste es el año de la patria y el privilegio que es ser mexicano. También ‘me’ comenta que él decidió que era una buena idea que cada familia mexicana tuviera un librito de historia en casa. Algo sencillo y breve, como éste del que hablo.

Él espera que lo disfrute junto con mi familia, y que ojalá que pueda marcar el inicio de una nueva etapa de desarrollo con justicia, libertad y democracia, tal y como la soñaron los héroes que nos dieron patria y libertad. Para finalizar, de mexicano a mexicano, ‘me’ desea “¡Muchas Felicidades!”

La verdad el librito está bastante decente. Muy breve, pero es un buen trabajo. Se reconoce la calidad. Lo que no entiendo es cómo éste librito logrará todo lo que dice la carta. Se hicieron 25 millones de ejemplares para que todos los mexicanos (y mexicanas) conozcan la historia de nuestro país.

Si éste libro logra su objetivo, habría que sacar algunas ediciones alternas, se me ocurre Viaje por la Historia de la Corrupción en México, podríamos explicar en ese libro que todos nuestros males actuales no son culpa de los que están ahorita, sino de todos los que han permitido, durante 200 años, que lleguen los que están ahorita.

Entiéndase que la culpa no es de Calderón, ya boten eso. Ni Obrador nos va a salvar, también ya boten eso. Primero revive Jesucristo.  Lo que éste país necesita es un despertar de conciencia y que todos hagamos nuestra parte.

•    Políticos, a trabajar en el puesto en el que están, no por el que quieren llegar a tener. Ya no mamen. Si no sirven para trabajar, ni pedo, a buscarle en otro lado, pero no se lancen a la política, nomás le pegan en su madre a lo que queda del país.
•    Profesores, dejen de pelear el 3.14159265 % de aumento, peleen por mejores condiciones en las escuelas, mejores aulas, mejor material. Ya ganan bien, todos quisiéramos más, pero no se puede, y ustedes ya ni la chingan, exprimiendo al gobierno, en lugar de ser el ejemplo. Educar era una vocación, ahora es la onda conseguir una plaza, buenas prestaciones y poco trabajo. Y no hablo de los profesores privados, que esos si le chingan un poquito más, hablo específicamente de los sindicalizados, que son un chingo.
•    Burócratas, puro pidiendo, y no son buenos ni para dar los buenos días cuando se les requiere. Mamando café y chismeando hasta que llegue su hora de salida. Peleando bonos, primas, aumentos, gastos médicos, y un chingo de cosas más. Igual, no la chinguen. Ya tienen un trabajo fácil, medio bien pagado (cuando les pagan), prestaciones y toda la cosa.
•    Padres, bueno, aquí ni me meto, no tengo experiencia como padre, pero lo que veo, no es muy alentador. Sobre todo con los padres jóvenes. Si ellos son los que están educando al futuro de México, ya nos cargó la chingada. De verdad vamos de mal en peor, y no es pesimismo, se llama cruda y culera realidad.
•    Individuos, nadie hace nada. Todos nos quejamos de todo. Pero ni siquiera empezamos por nosotros. Sucios, irresponsables, apáticos, corruptos, irrespetuosos… ¿sigo? No va a faltar quien dirá, “yo no”. Pero todos pasamos por alto alguna regla de transito, en el trabajo, en la escuela, al vagar.

Por todo esto prefiero no hablar sobre el país. Empiezo hablando sobre un libro muy chido y que costó quien sabe cuántos millones, y mi calle tiene 15 años con el MISMO bache, y eso que es calle de hospital principal.

Si hay cosas muy chingonas, una identidad a toda madre, recursos, ganas, y todo lo que se necesita para aspirar a algo mejorcito, pero todo eso vale madre si la gente, si nosotros, si los mexicanos, valen tantísimo pito como individuos.

Piénsenle y pásenla chingón en los festejos del Bicentenario y Centenario. Y pos viva México, ya qué chingados se le hace.

El susodicho aún en su empaque de lujo.

Anuncios