Me dejaron un comentario en la entrada, “Preparado para el Mundial”. Tengo que reproducir el comentario hecho por Artmeza, del blog sudcaliforniano, BajaPaz.

Su comentario, textual, es:

¿Qué se siente ser un apestado?

Del 11 de junio al 11 de julio, aquellas personas que no les gusta el futbol, es más, que lo odien tanto como para expresarse con el “APESTA”, se convertirán en parias sociales.

No habrá siquiera una piedra, una caca de vaca, una oreja de perro, donde no lleguen los ecos del ¡Goooool!

Tendrán que aprender a vivir como misántropos, eremitas, como si padecieran una lepra bíblica. Estarán fuera del mundo, en una especie de cubo insonoro, aislados. No podrán conversar ni emitir opinión si no saben quien metió el gol de ayer, el error del árbitro, el fuera de lugar del Chicharito, los cambios de Capello, o el pase de 60 metros de Xavi Hernández.

Más les vale que vayan buscando un alma gemela… si en el improbable caso de encontrarla, que puedan tocar otro tema diferente al mundial.

Después del 11 de Julio, podrán incorporarse, como antes, a la sociedad. Somos animales gregarios ¡Qué se le va hacer!

Artmeza también comentó:

Cada 4 años, ni la ONU, ni el Banco Mundial, ni La Liga de las Naciones, han sido capaces de reunir a esta cantidad de países, sólo la FIFA lo ha hecho, en torno a una bola de cuero y 22 tipos tratando de meterla en una portería. Es cierto es un gran negocio, para ellos, para nosotros, los aficionados, una delikatessen.

No es cualquier cosa cuando el mundo se ha unido tantas veces para guerrear; cuando todos esos países que van a jugar han tenido problemas y sólo el futbol, ha sido su contacto -Las Coreas, Iran -Irak, Las ex repúblicas soviéticas, Bosnia, Croacia, Serbia; Rep. Checa – Eslovaquia, etc. Muchos otros países con fuertes conflictos fronterizos, líos étnicos.

Por lo demás, la astucia, la estrategia, el control muscular, la habilidad, la jugada genial, el error cochambroso, el tiro potente, el chanfle endiablado, el cansancio, los bofes por delante, la patada artera que se ve en el campos de futbol; las caras pintadas, las manos en la cara, los ojos cerrados a la hora del penalti, los bailes, las caderas, las muchachas guapas, la vista del público y la pluralidad de éste; las maneras que tienen las diferentes civilizaciones de observar el fenómeno del futbol; los medios de comunicación, el estatus postpartido y los golpes de pecho del nacionalismo y del chovinismo.

Es fácil decir que apesta, también es fácil subirse en la ola del prejuicio o en el de la ideología izquierdista -es la enajenación propiciada por el capitalismo y el neoliberalismo- o el rechazo intelectual -es para nacos, la cultura es otra cosa- Hay que leer a Villoro, Eduardo Galeano; o la clásica de los sostenedores de la teoría conspiratoria: es una estratagema de los gobernantes y mandamás del mundo para que olvidemos los problemas torales de la humanidad y nos entretengamos en la bolita y los 22 mensos detrás de ella y otro bonche de millones y millones de mensos que lo ven por la TV.

Lo que no se puede negar es que es un FENÓMENO SOCIAL pero además divertidísimo ¡hombre! hay que celebrar que el mundo se reúne para algo donde no hay ni armas nucleares, ni rechazo al Protocolo de Kioto, ni para decretar un cese al fuego. La ocasión lo merece. ¡Salud!

————————

Gracias, Artmeza, palabras más acertadas no pudieron ser dichas. ¡Ya va a empezar el Mundial! Y éste es mi pronóstico.

Anuncios