Oyalep

Hoy me acordé de ti


Es curioso, pero mientras estaba viendo por milésima ocasión la película del Señor de los Anillos, me fijé en la fecha en que se estrenó. 2003, ya hace un tiempito, e inmediatamente pensé en la persona con la que fui a verla al cine, resulta que esa personita era mi amor en turno, y al decir en turno me refiero a que en ese momento de mi vida él era mi amorcito, por maniobras misteriosas en las que nos mueve la vida ya no estamos juntos. Muy de vez en cuando suelo recordar buenos momentos.

Estoy segura de que casi todos, en algún momento de la vida, tuvieron, tienen o tendrán una personita a su lado a la cual recordaran, pensaran o extrañaran, para bien o para mal. Pudiera ser el “primer amor”. Ese amor de manita sudada, que para muchos empieza en la secundaria. Ese amor tierno donde empiezas a esconderte de los papás. Donde tus amigos se vuelven tus “tapaderas”, y el único beso que obtienes es jugando a la semana inglesa.

También pudiera ser ese amor más madurito, en el cual ya involucras más a tu cuerpecito y a intercambiar fluidos (me refiero al beso con lengüita, ¡mal pensados!). En el cual recuerdas al primer hombre o mujer que te ayudó a dejar de ser señorita o a convertirte en hombre.

Pero hay amores que se vuelven parte de ti, aun y si hace años que desaparecieron físicamente de tu vida. Esos amores en los que sólo conviviste un par de meses o tal vez varios años, pero que al final de la relación se convierten como en una especie de peca en tu piel. Y lo comparo a una peca porque las pecas no hacen daño, es más, hasta llegan a ser agradables para los demás. Pero en cambio si se convierten en lunar se pueden volver cancerosos y hacer daño (yo y mis ejemplos). Hay otros amores que son como los tatuajes. Uno mismo los escoge para recordarlos o enfocarte en alguna etapa en donde fuiste feliz o de plano desafortunado en el amor.

Sin embargo, hay un pequeño porcentaje de la población, la cual corre con la fortuna de tener a su lado a la persona indicada para hacerla sonreír y de vez en cuando cantarle sus verdades. Si te consideras dentro de ese porcentaje, yo personalmente te felicito. Aunque muchos otros te envidiaran un poquito, porque yo creo, en mi muy humilde opinión, que todos en algún momento de la vida añoramos un abracito cariñoso, un beso sucio y seductor, una mirada coqueta, un momentito caliente mientras bailas con alguien agradable, o una buena plática con alguien que te haga reír.

No digo que el 100% de la población lo necesite, pero les aseguro que sólo los buenos recuerdos provienen de la gente a las que les regalamos un pedacito de nosotros, y sí esos recuerdos son de alguien a quien quisimos mucho, pues que mejor. Así los recuerdos podrán ser más sabrosos. El chiste de los recuerdos, es saber disfrutarlos y seguir adelante, no quedarse estancados en el “y si…”.

Disfruten de sus recuerdos sabrosamente, ya sea con una canción, una película o simplemente de la nada.

Anuncios

11 replies »

  1. Fijate Pelayo… y yo que creia que era el unico que tenia delirio de nostalgia… tu tambien tienes los mismos sintomas… no digo que eso sea malo, pero me da a entender que muchos estan en la misma sintonia y eso muestra que vamos por el mismo rumbo, ahora solo falta reunirnos para poder convivir y platicar mejor nuestra forma de ver cada recuerdo y como no perderlos. Me da gusto el ver que no soy el unico que se esta volviendo loco por el tener recuerdos acumulados y que vengan uno a uno sin razon aparente

    • así es, Indra tiene razón, si bien comparto todo lo q dice este artículo, no lo escribí yo. Pero si te sirve de consuelo no eres el único loco.

      Saludos!

  2. La nostalgia en lo que a mi refiere, trae por consecuencia el suspiro necesario por aquello que fue y que no se tiene mas, pero no deja de ser una sensación insuperable, aunque hoy definitivamente mi nostalgia es por cosas diferentes al amor, porque para mi suerte el amor que tanto añoran muchos vive conmigo, y no solo eso, nos peleamos de vez en cuando, nos reímos muchísimo de todo, de repente nos sorprendemos con tanta franqueza, con tanta brutal honestidad, pero no dejamos de amarnos. hoy comparto esto contigo, porque honestamente (brutalmente jajaja cuantos “entes”), casi nunca leo artículos de tu espacio, pero este en particular me llamo, no por morbo, mas bien por ese sentido arácnido que poseemos cuando nos sentimos spider man, y decidí clavarme en las letras. mi hermano felicito a leche (que creo es el autor /a ), porque me hizo atesorar la remembranza, esos tiempos pasados que te dejan tantos buenos sabores, y tantos malos, por qué no?, pero sobre todo, me hizo pensar en lo despreciablemente afortunado q soy jajaja, porque bendito Dios (sin ofender a los no creyentes), hoy tengo a Brenda y a Gael, y son mi felicidad completa, y a ellos gracias, por no hacerme necesitar ese suspiro profundo por todo aquello que se fue , pero agradezco que todavía hay quienes gracias a un verdadero juego de sentimientos hechos letras, me roban ese vuelco parecido a las mariposas en el estomago de las que muchos hablan, sustraen ese arrebato sentimental por mi pasado… te felicito por tu pagina hermano (aprovechando el rait)… y prometo leer mas seguido los artículos que subes jajajaja

    • Que chingonas tus palabras. Qué chido que te gustó lo que escribió Leche. Ella luego salió con que no quería que lo publicará, pero no estuve de acuerdo, ya q a mí también me tocó fibras sensibles. Y le aseguré que habría la reacción que hubo.

      Gracias por leernos, comentar y saludar.

      Espero que sea más seguido.

      Saludos!

  3. estaba en un momento melancolico cuando escribí esto y cuando el sentimiento se me pasó me dio pena haberle mandado mis pensamientos nostalgicos a mi jefe Pelayo, y a la mera hora no queria que lo publicara, pero me da mucho mucho gusto que a mas de uno le agradaron mis pensamientos

  4. Para los melancólicos les mando estas frases de Bernard Shaw:

    Hay dos tragedias en la vida. Una es no alcanzar el deseo de nuestro corazón. Y la otra es alcanzarlo.

    No hay beso que no sea principio de despedida; incluso el de llegada

    No hay amor más sincero que el amor a la comida

    La volubilidad de la mujer a quien amo es sólo comparable a la infernal constancia de las mujeres que me aman.

    El sufrimiento más intolerable es el que produce la prolongación del placer más intenso.

    Enamorarse es exagerar enormemente la diferencia entre una mujer y otra. (se aplica en sentido inverso tambien)

    ——–
    No hay nada como disfrutar al máximo cada momento porque no sabe lo efímero que pueden ser las cosas, hay que guardar buenos recuerdos y tenerlos como en una repisa… no vaya a ser que vuelvan, hay que darles una sacudidita con la mente 🙂 😀

    • No cabe duda, las personalidades varian, los guston difieren, ideologias nos separan, pero todos compartimos esa nostalgia y melancolia. Muy bien Leche, todo lo que has ocasionado.

      Gracias por las frases, Servando.

      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s