A mucha gente le purga la política. Pero tan apasionante y hasta divertida que es. Un claro ejemplo de esto es López Obrador y sus huestes. Entre ellos está la verruga de la política nacional, Juanito.

Es increíble, realmente increíble, más allá de Ripley, como este par puede tener tantos seguidores. Sólo es el reflejo de un país desesperado, perdido e ignorante. Probablemente El Ombligo del Ocio no sea el mejor aparador para estos comentarios, pero seguro los videos dan risa. Aquí aplica perfectamente el dicho de que la realidad supera a la ficción.

Anuncios