inicio de ruta y nada de gente

Hoy fue puente, el más largo y el último del año. Realmente no sé por qué se recorrieron los días ya que, como lo platicó mi amiga Ere, en el blog de La Calabaza,  yo tampoco lo entiendo.

Bien, pues no hubo clases. Los chamacos estaban contentos. Levantándose tarde un día más. Sabiendo que saldrían a jugar todo el día. Los papás estaban curándose la cruda que cargaban, algunos desde el viernes. Otros menos afortunados, desde el sábado. Pero todos disfrutaban de un día extra de merecido descanso.

Todos excepto mi marido, mi hijo y yo. Tuvimos que trabajar. Para nosotros no hubo día libre, ni descanso, pero estuvo divino el día. No había nadie en las calles. Parecía planeta zombie.

peor que Zombieland

Muy temprano en la mañana recogimos el pan de la panadería y lo subimos al carro. Empezamos la ruta de reparto mientras platicábamos y escuchábamos música en el radio. El clima fresco nos invitaba a disfrutar de todo, como si fuera un paseo.

Llevamos a nuestro hijo a su compromiso y nos quedamos los dos solos. La segunda tienda, la tercer tienda, las calles solas. La misma ruta que hacía mucho que no recorría y todos esos detalles que hicieron este un día especial.

Se nos quedó tirada la combi de la repartida pero después de un ratito y mecánica del Birote, la echamos a andar. Dos horas después acabamos la ruta y la ciudad seguía siendo una bolita de polvo soleada, con dulces panes frescos en cada tienda.

Fue un buen puente, unas minivacaciones de tres días que ya huelen a diciembre y a regalos.

rico panesito dulce!
no school today y un brazo del birote
la pescaderia muy bonita, con su mural muy bonito pero ni un alma en la calle
una de las ventajas de ir en la ruta es que no se aburre uno con las vistas
nos detuvimos en una dulceria para comprar bolsas de plástico y las calles... desiertas
un cerro
son las dos de la tarde y nada de nada!
la mitad de la ruta y nada de gente!
Anuncios