Imagen124Odio ir al Super en kincena. Lo odio. Es ke desde ke tengo uso de razón, mi mamá siempre nos llevaba a komprar el mandado en kincena. De menos te toma dos horas. Así ke, desde entonces, detesto hacerlo en kincena. Ahora, a mi tierna edad adulta, llegué a la konklusión de ke, por lo menos, yo sí tengo ke ir en kincena a komprar mi mandado porke sí me espero dos días más, entonces es un hecho ke me gastaré el dinero en otra kosa.

Por lo general frekuento el Centro Comercial Californiano pero a mi mami se le okurrió ir hoy a Soriana, keske a gastar los puntos de la tarjeta porke hoy era el último día para hacerlo. Komo era temprano decidí akompañarla, pero no me akordé ke era día último de mes y para kolmo, sábado. Por tal motivo, la Soriana estaba hasta el gorro en el estacionamiento. Dejé el karro por el City Club, y de ahí a pie.

Buskamos un karrito para el mandado y no había ni un bendito karrito. Después de dar komo diez vueltas a kada pasillo, enkontramos un karrito. Ya kon lo necesario para empezar nuestro peregrinar en el Super, empezamos a llenar nuestro karrito kon todos los komestibles y lo ke no, también. Estuve kince minutos esperando para ke me atendieran para komprar jamón y salchichas. Komo no tenía el precio de varias kosas me la pase peleándome otros diez minutos kon todas las makinitas ke te dan los precios porke, para variar, ninguna sirve.

Después de más de una hora, llegamos a las frutas y verduras. Dejé el karrito junto a las manzanas y mi mamá se fue a eskoger las verduras, yo a eskoger la fruta. Después de un rato, buské el karrito para dejar la fruta y ¡no estaba! Pensé ke mi mamá lo traía, pero no fue así. Lo buskamos sin éxito. ¡Se habían robado nuestro karrito!, sentí ke me iba a dar un ataque, habían sido kasi dos horas dando vueltas y vueltas haciendo las kompras y de repente llega alguien y nos roba todo lo eskogido. Empecé a sospechar de toda la gente, así ke pasamos otro buen rato buskando el karrito kon el mandado, hasta ke por fin lo enkontramos por los útiles eskolares.

Para esas horas yo ya estaba harta de seguir ahí, por lo ke entonces nos fuimos a hacer kola para pagar. Había abiertas solamente 6 kajas para pagar y un mundo de gente haciendo fila en kada kaja. Atrás de mi estaba un niño mokoso, komo de tres años llore y llore. La mamá komiendo moskas, así ke lo tuvimos ke soportar todo el rato ke duró la kola.

Para kuando ya sólo faltaba una persona antes ke nosotros, se prendió un fokito y llamaron a un supervisor de precios. Así ke otro rato esperando hasta ke resolvieran el problema. Yo ya no podía ni kon mi alma de lo fastidiada ke estaba, pero mi konsuelo era ke por fin íbamos a pagar. Es entonces kuando mi mamá le dice a la señorita de la kaja ke kiere kambiar sus puntos.

Kasi me suicido kuando eskuché ke los benditos puntos de mi mamá sólo kubrian la kantidad de ¡2 rollos de papel! Todo este tiempo soporte el viakrucis de hacer las kompras del mandado, para ke sólo nos salieran gratis 2 rollos de papel.

Pero esto no termina akí. La tuve ke hacer de cerillito porke no había niños atendiendo para empakar, así ke entre mi desesperación por irme y la prisa de terminar de empakar, no me perkaté de ke se me habían olvidado echar el jamón y las salchichas. Así ke esa noche me tokó cenar cereal, porke no había jamón, ni salchichas, para cenar sándwich.

Anuncios