Oyalep

Son sólo niños.


pequeña mar 1

Mar chica, infierno grande

Estaba a mediados de agosto haciendo una larguísima fila para inscribir a mi pequeño niño de 10 años al 5° de primaria. En medio del sol y de las platicas de mis vecinos de fila,  observaba a los niños corriendo por todos lados, incansables, sudorosos y con los cachetes rojos, pidiendo dinero para los “bolis”, el agua o los hielitos.

Todos en la fila nos abanicábamos con los papeles sudados que estaban dentro del eterno folder color crudo, mientras lentamente avanzábamos a lo que sería la glorificación de toda esa espera: la inscripción.

La fila empezó a la 1:30 de la tarde, y ya pasaban las 2:40 cuando empecé a recordar mis tiempos de primaria.

Yo fui a un colegio de monjas, del cual la disciplina y rezar el rosario eran las delicias de nosotras las chiquitinas. Pero no fue de eso en sí de lo que me estuve acordando; abatí mi acalorado cerebro para sacar mis más profundos recuerdos de mis compañeras de clase.

No sé si es mi personalidad o que sea,  pero siempre atraigo problemas. En serio, yo no los busco, ellos vienen a mí como un imán en la arena. Es más, esta condición de atraer conflictos es hereditaria, ya que mi hijo la tuvo un tiempo hasta que el decidió cortar por lo sano con este gen (jejeje).

A lo que voy es que después de 4° año, la escuela se convirtió para mí en un infiernito. Así es, me la pasaba del nabo por tres razones: Mariana, Susana y Ana. Ellas eran unas verdaderas perras, no nada más conmigo, si no con otras por ahí que al igual que yo, éramos medias pendejonas para eso de defendernos.

En el transcurso de tres años nos hicieron pedacitos. Recordé esos recaditos insidiosos y esos comentarios torpes de niñas peleoneras, pero que aún así, eran capaces de destrozar mi corazoncito.

Le comentaba a mi maestra y ella sólo decía: “ay mijita, sólo son niñas.” Lo peor de todo es que yo empecé a defenderme a golpes, ya en la secu, y ahí fue cuando me salió lo violento. Lo bueno es que ya nadie se metía conmigo, lo malo es que no descubrí esta táctica antes.

Cuando mi hijo llegó un día y nos dijo a mí y a mi esposo que un fulanito lo andaba molestando, ni tardos fuimos con el engrendo de Satán y mi esposo lo torturó a carrilla hasta que el vástago del infierno no pudo más y soltó el llanto. No puedo mentir al decir que desde ese día mi marido fue el héroe del salón de nuestro hijo, ya que había salvado a muchos de las humillaciones que esta mosca subterránea los sometía diariamente.

Así conforme fueron pasando las horas dentro de la inacabable serpiente de personas, me fui dando cuenta que las perras y los abusivos siempre van a existir; a mí me fue fatal los últimos tres años de la primaria. A pesar de decirles innumerables veces a mis papás lo que sucedía, nunca intercedieron por mí, no se si por tratar de formarme un carácter o por que les daba lo mismo; el punto es que si ahora mi hijo mata a carrilla a alguien y su mamá viene a quejarse conmigo no puedo mas que decirle “ay señora, sólo son niños”.

No olviden visitar el Blog de Mar Fatale, Soborna. Un ceviche ideológico visual.

Anuncios

16 replies »

  1. JAJAJAJAA!!!
    Qué kurado! Ya puedo sentir lo que me espera con mi chamaco 😛 ayayay! kién sabe cómo me vaya a ir, quizá me regrese todo moreteado o con muchas quejas x el lado contrario… no sé, espero poder solucionarlo 😥 Y respecto a tí… emm… espero no tengamos nunca ningún problema, jejejejee! 😛 jajaa 😉 Saludos!

  2. lorenia! con los hijos nunca se sabe. lo chingón es que luego puedes contarles lo que hacían y reirte con ellos en su aprendisage. ah y ya no creas, ya cero violencia hahahahaha

  3. Que cosas, pero son parte de la vida y considero que es necesario hablar mucho con los hijos ya que estas cosas pueden llegar a influenciar mucho el futuro caráter de los futuros adultos y a veces no para bien…
    Saludos…

  4. @pelayo: gracias tu siempre tan lindo!!!

    @fernando: asi es, uno debe tener una comunicacion acertada con los hijos, ya que, como dicen, los niños son el reflejo de sus padres.

  5. hahahahahahaha…que no te pareció?! que onda vamos pa fuera!!
    hahahaha, no te creas…ya te veré con chamacos cabron! ojala sean igual que tu!
    besos!!!

  6. mmm no reconozco a esa niña sin sus tatuajes,pero quien mas le daria carrilla a un niño de 6to año sino el birote jajaja a que barbaro,me da risa de solo imaginarlo

  7. Jajajaja, buenísimo!!! Creo que el malentendido temor a “traumar” a los chamacos hace a muchos adultos permitirles cosas, y eso va formando engrendros del demonio… Espero que el día que me toque lidiar con una situación de estas tenga el mismo valor de tu esposo.

  8. @ladyVina: si hay casa moustro que mejor ni decir nada. cuando se trata de defender a los hijos uno saca hasta el cobre! hahaha.

    @La Maga: mmmm seré o no seré…jejeje
    saludos!!!

  9. ea ke loko cuando estaba leyendo todo eso ke te paso de peke pasaron muchas cosas por mi cabezita de mi infancia y me refleje mucho en ti we chale esos pinchis ´robalonches´ ke seriamos sin ellos jajaja por lo menos me ayudaron a superar muchas cosas ahora jejeje y cuando me toka cotorrear con los abusibos de la primaria me los acabo a carrilla ahora va la mia jajajaja awebo!!!! solo e keda esperar ke mi hijo no sea una victima de un robalonches, o aun peor ke sea un robalonche y su mama venga a reclamarme, pero si viene le dire lo ke dijo la comadre: solo son niños……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s