La Universidad Autónoma de Baja California Sur, alma mater del estado y orgullo de muchos, ha ido de Regular a mal. Aunque eso es ser muy pesimista. En mis años de estudihambre disfruté de muy buenos tiempos en la institución. Estabilidad política, económica, buenos profesores, equipo, instalaciones, etc. Pero de todo eso queda muy poco.

Grupos políticos se han encargado de destruir lo poquito que se pudo haber logrado. Tanto corruptos administradores, como sindicalistas sedientos de poder y dinero, arreando a los profesores cual ganado.

El único interés ahí es ver quién puede más. Si los que están en la rectoría con sus huestes, o los ¿Líderes? Sindicales y su ganado docente. Nadie piensa en la imagen de la institución. En la educación de los estudihambres. En el dinero que se pierde con una institución tan importante cerrada. Investigaciones perdidas. Nada de esto importa.

Es cierto que los profesores de asignatura sufren las de Caín. Pero también es cierto que NO son ellos los que impulsan las huelgas. Ellos son sólo moneda de cambio y fungen como estandarte de la Guadalupana en tiempos de la Independencia. Usados por los ambiciosos sindicalistas que sólo quieren más dinero, más prestaciones, más de todo, claro, sin dar nada a cambio.

Pero de esto no se salvan los administrativos, donde también se cuecen habas. Pésimo servicio, compadrazgos, amiguismo, y demás monerías. Pero hay buscar más. Si los de arriba por que roban o malversan fondos, y los de abajo, porque no les toca nada o les toca muy poquito. Promesas, máscaras y un chingo de mentiras es lo que impera en la UABCS. Siempre lo ha habido, pero como salidos del closet, ya no les da vergüenza hacerlo en público.

Es una lástima, dado el potencial, material y humano, que la UABCS tiene. Dudo que algún día cambien las cosas, pero soñar no cuesta nada. O eso he escuchado que se dice.

Las parodias son una manera de abordar temas complicados con humor. La parodia política es muy común, pero se parodia incluso parodias. La UABCS ahora tiene su parodia. Aunque es una escena ya demasiado parodiada, creo que vale la pena verla y reírse un poco de las pendejadas que hacen los profesores y directivos universitarios.

Disfruten y comenten.

Anuncios