Vi esta maravillosa película después de tres largas interrupciones.

La primera fue un largo tatuaje de tres horas y media.

La segunda, mi ida a hacer comida –porque esa no me la perdonan- y la tercera, fue ir por mi negra a la guarde.

Empecé la peli a eso de las once de la mañana y la terminé de ver a las 10 de la noche, nada mal para alguien sin quehaceres como yo. Jo, jo, jo.

Se trata de una mujer joven, soltera y con un hijo de 8 años, la cual tiene relaciones en secreto –obviamente- con un policía casado. Al parecer ella fue muy popular en los tiempos de preparatoria y ahora no es ni la sombra de aquellas glorias pasadas.

Tiene una hermana que ha sido su protegida desde que falleció su mamá, en fin, que su progenitora se suicidó y las dejó solas con su papá que hizo lo que pudo para hacerlas “mujeres de provecho”, pero tal no es el caso de la hermana menor, que es una poco mas “light” para todo eso de las responsabilidades.

La mayor trabaja en limpieza de casas –aquí le diríamos chacha-  y parece que no le resulta muy cómodo encontrarse con sus ex compañeras de escuela, pues se siente toda una perdedora.

Le comenta esto a su amante policía y el le dice que el negocio de las escenas de crimen es algo lucrativo, así que empieza este redituable negocio y la película es más entretenida conforme avanza la trama.

La verdad hay muchas cosas con las cuales identificarse, yo en lo personal me envolví en ese rollo de las ex compañeras, porque yo me  sentía una miserable cucaracha cuando no tenía trabajo y pasaban mis amigas de la prepa o de la universidad con carrazos y maridos bien fresas. Pero después de un tiempo, sudor, sangre y lagrimas para poner dos negocios, creo que no está tan mal empezar de cero, darse la oportunidad de crecer entre tanto desmadre y –aunque no tenga carrazos- soy feliz, no por demostrarle a nadie que tengo, si no por demostrarme a mí que puedo.

sunshine_cleaning

No olviden visitar el Blog de Mar Fatale, Soborna. Un ceviche ideológico visual.

Anuncios