Vi la cinta el fin de semana.

Me agrada ver películas donde pueda ver situaciones que he pensado, pero que no sucederían en mi vida. Me pregunté qué pasaría si tuviera que vivir en un triángulo amoroso perfectamente estructurado, en el cual yo tenga que ser la pieza clave para que dos problemáticas personalidades alcanzaran la paz requerida para convivir en absoluta armonía.

Sería tentador si tuviera de compañero a Javier Bardem y a Penélope Cruz. O a la mamacita de Scarlett Johansson haciendo tercia.

Pero no lo creo, menos porque soy bastante celosa y felizmente casada.

Vean la película, deja buen sabor de boca. Se me antoja tanto vino que sacan.

No olviden visitar el Blog de Mar Fatale, Soborna. Un ceviche ideológico visual.

Anuncios