Oyalep

Todos al Zócalo por Pablo Hiriart


Cuando acabe el show de la reforma petrolera y la Suprema Corte diga —porque lo tendrá que decir— que es constitucionalmente válida, ¿qué nuevo pretexto sacarán los que quieren tirar al gobierno, para hacer marchas, plantones y sentones?

Sugiero uno: la defensa del Correo.

El gobierno entreguista de Calderón sigue los pasos de sus antecesores, y con tal de servir a quienes le ayudaron a cometer el fraude y financiaron su campaña, les permite violar la Constitución para su provecho personal.

Distinguidos juristas que se han puesto en contra de la reforma petrolera —por inconstitucional— y en favor de la “consulta nacional” —por constitucional— tendrían en el Correo una nueva oportunidad de seguir lavando pecados anteriores, escondidos en sus clósets.

Sí, la defensa del correo es una causa sólida.

El capítulo I, artículo 25, párrafo cuarto de la Constitución, establece lo siguiente:

“El sector público tendrá a su cargo, de manera exclusiva, las áreas estratégicas que se señalan en el artículo 28, párrafo cuarto de la Constitución, manteniendo siempre el gobierno federal la propiedad y el control sobre los organismos que en su caso se establezcan.”

¿Y qué dice el párrafo cuarto del 28 constitucional?

Especifica: “Las funciones que el estado ejerza de manera exclusiva en las siguientes áreas estratégicas, correos, telégrafos y radiotelegrafía; petróleo y los demás hidrocarburos; petroquímica básica; minerales radioactivos y generación de energía nuclear; electricidad y las actividades que expresamente señalen las leyes que expida el Congreso de la Unión”.

Ahí está. Incluso dice “correos”, en plural y con minúscula.

Ese es el pretexto para plantones, marchas, resistencia civil, toma de tribunas, referéndum y huelga nacional para que se vaya el ilegítimo y entre el legítimo.

Y también es un buen pretexto para nuevos guiños culposos de juristas distinguidos hacia los que sí muerden (no vaya a ser que algún día lleguen al poder).

¿Cómo es posible que Calderón permita que se viole la Constitución con los correos que los particulares utilizan libremente sin pasar por las empresas del Estado?

¿Cómo es posible que un sector estratégico, específicamente mencionado por la Constitución en su artículo 28, esté virtualmente privatizado?

¿Y saben quién es uno de los que le quita al Estado esa función estratégica de otorgar el servicio de correos?

El mismísimo Carlos Slim.

Duros contra él. Y contra muchos otros.

Es que Slim, un empresario abusivo desde cuando reconoció a Calderón como Presidente, tiene un sitio llamado Prodigy, que es una conexión con Telmex para navegar en internet y mandar y recibir correos.

Empresas trasnacionales, como yahoo, hotmail, gmail y otras han usurpado al Estado en esa función.

Seguro que a través de esas empresas Calderón distribuyó parte de su propaganda negra en contra del proyecto alternativo de nación que era un rayo de esperanza para México en 2006.

¡Ajá! Por eso les deja las manos libres para que hagan negocios con correos: les está pagando favores.

Es más, ¿saben cuánto le están robando al Estado mexicano, que es decir al pueblo, esas empresas que violan la Constitución?

Es cosa de sumar la cantidad de correos electrónicos que circulan mensualmente en el país, que son miles de millones, y multiplicarlos por lo que entraría a las arcas públicas si esas cartas se enviaran a través del correo que administra el Estado.

Saqueadores.

Los vendepatrias dicen que para los ciudadanos es mucho más económico mandar una carta por el correo electrónico que le proporcionan empresas privadas, en lugar de hacerlo por el lento, costoso y obsoleto mecanismo que tiene el Estado.

Pero, compañeros, si el gobierno se decidiera a apoyar en serio al correo, área estratégica para el desarrollo nacional, ¿cuánto dinero entraría al Estado?

El gobierno espurio no lo hace porque, si invierte en el correo para hacerlo eficiente, entonces sus patrones nacionales y transnacionales dejarían de ganar millonadas.

Al correo lo debilitaron deliberadamente para que ganen dinero los ricos, y transnacionales como Federal Express, DHL, UPS y otras.

No permitamos que Felipe Calderón viole la Constitución y deje el correo a sus amigos magnates.

Todos al Zócalo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s